Nutri-Mitos (Parte I)

pexels-photo-204686.jpeg

Nutrición: ciencia que evoluciona

Es cierto que el mundo de la Nutrición es muy cambiante y lo que se dice un año, al siguiente se desmiente y no necesariamente porque se ha difundido información falsa, sino porque la ciencia avanza y se descubren cosas nuevas constantemente.

Sin embargo, el hecho de que haya tanto bombardeo de publicidad y exceso de información (desinformación) sin control navegando por el internet y las redes sociales, permite que se difundan ideas falsas o medias verdades que se contradicen y crean mucha confusión.

 

Legislación incompleta, información sin control

En mi opinión, una causa importante por la que se generan estos mitos es la legislación incompleta (o mínima), tanto del etiquetado de productos alimentarios como de la publicidad; lo que permite que empresas del ámbito (ojo, no todas) transmitan mensajes no del todo transparentes. Además, muchas veces (lamentablemente), hay intereses comerciales o incluso políticos de por medio.

Otro motivo son las hipótesis sin confirmar. Es decir, alguna persona entendida en el tema está investigando algo y supone o sugiere que los resultados podrían ser x y z; es muy probable que esté en lo cierto, pero la ciencia nos sorprende y no se debería afirmar algo hasta que no esté 100% comprobado con estudios válidos.

 

También es culpa nuestra

Y #lastbutnotleast, también somos una de las causas. Sí, nosotros los consumidores, somos altamente influenciables, creemos absolutamente todo lo que nos dicen y no somos capaces de analizar la fuente antes de pasar el mensaje #porsiacaso.

Debemos ser un poco más analíticos y curiosos; intentar no entrar en pánico ni generar fobias innecesarias o atribuirle propiedades mágicas a unos cuantos alimentos.

Recuerda, NADA en exceso es bueno, ni siquiera el agua; tampoco nos va a dar cáncer un alimento en concreto y menos por consumirlo esporádicamente. Lo más saludable es llevar una dieta balanceada y variada: mientras más alimentos, mejor.

 

Cinco mentiras mitos muy comunes

Estos son 5 de los mitos más comunes que circulan. Por “mitos”, se entiende que son ideas completamente falsas y te explico por qué:

  1. Para bajar de peso debemos eliminar las grasas de la dieta

La grasa tiene muchas funciones importantes en el organismo, es importante que sea parte de nuestra dieta, especialmente las grasas insaturadas, omega-3 y omega-6.

Estudios demuestran que consumir alimentos descremados, “low-fat” o “fat free” NO favorecen la pérdida de peso porque:

  • La grasa da sensación de saciedad; estos alimentos no, por lo que uno no logra sentirse satisfecho o siente hambre al cabo de poco tiempo y recurre a comer más.
  • La grasa aporta sabor; para poder compensar esta pérdida y que el alimento sea sabroso, se le agrega más azúcar.

De la misma manera, estudios afirman que las dietas bajas en carbohidratos son más efectivas respecto a las bajas en grasas para bajar de peso.

 

  1. Para bajar de peso debemos consumir alimentos “light”

Los alimentos “light” son aquellos de los que se ha reducido el contenido de calorías en un 30% respecto al original.

Estudios demuestran que la persona que consume este tipo de alimentos subestima su ingesta calórica, es decir, piensa que consume menos calorías de las que en realidad come. Además, dan la sensación de que se pueden consumir “libremente” y, al final del día, uno termina comiendo más.

 

  1. Para bajar de peso debemos comer ensaladas

 La idea de las ensaladas es aportar volumen para dar sensación de saciedad con pocas calorías; sin embargo, hay algunos inconvenientes:

  • “Llenan” al momento, pero se digieren rápidamente y vuelve a aparecer el hambre al poco rato, lo que hace que comamos otra vez.
  • El hecho de eliminar los carbohidratos de la dieta, enlentece el metabolismo.
  • Algunas ensaladas son demasiado calóricas, sobre todo, por los aliños/vinagretas.

 

  1. Comer carbohidratos después de las 6pm engorda

Los carbohidratos aportan la misma cantidad de calorías a cualquier hora del día; el problema es el exceso. Si comes más carbohidratos de los que debes (porque gastas menos energía/calorías de las que consumes), este exceso se convertirá en grasa y se irá a la reserva o “rollito”.

A algunas personas les funciona eliminar las harinas en las noches para bajar de peso, pero esto se hace porque es más fácil, ya que uno se va a dormir y no “sufre” tanto. Si lo hicieran por la mañana y durante el día, les faltaría energía y tendrían dolores de cabeza, hambre y menos fuerza de voluntad.

Recuerda que mientras más horas en ayunas y sin carbohidratos, el metabolismo se hace más lento, pero hay una diferencia ABISMAL entre cenar un bol de pasta o de fruta con miel y granola, y un camote/choclo/papa (boniato/maíz/patata); todo depende del tipo y la cantidad de carbohidratos que se ingiera.

 

  1. Las tostadas engordan menos que el pan

Las tostadas son pan en forma cuadrada; es exactamente lo mismo, lo que hay que comparar es el peso. Lógicamente si una tostada pesa 25g y un pan 40g, aportará menos calorías y “engordará” menos.

 

¡La próxima semana aclararé 10 mitos más! Si tienes alguna duda, déjame un comentario y así puedo escribir sobre ella en el artículo.

 

9 comentarios en “Nutri-Mitos (Parte I)

  1. mami rodrigo

    Brunéi interesantisimo tu artículo, sigo aprendiendo y aplicando me en tomar desayuno en las mañanas. Gracias Brunéi eres una gran profesional

Deja un comentario