Mitos parte II

¡Hoy toca desmentir 5 mitos más!

Con esto espero poder ayudarte a tomar decisiones con consciencia.

 

pexels-photo-799255.jpeg

 

Si eres una de esas personas que basas tu alimentación (incluyes o dejas de comer/tomar algún alimento) en lo que escuchaste o leíste en “alguna parte” sobre si es “bueno” o “malo”, el primer consejo que te puedo dar, es que analices la fuente ¿qué tan veraz es esta información?

Cada quien es dueño de su vida y tiene el derecho de elegir qué come y qué no, pero es importante que esta decisión se tome basada en #facts.

 

  1. Lo integral no engorda

Los alimentos integrales (arroz, pan, pasta, etc.) aportan exactamente la misma cantidad de calorías que los blancos o refinados.

Un alimento blanco o refinado fue originalmente uno integral y, como dice su nombre, era íntegro – entero – completo porque contenía fibra, grasas “buenas”, vitaminas y minerales. Es decir, cuando es integral es mucho más nutritivo, aporta valor nutricional, mientras que cuando es refinado, solo aporta energía y muy pocos nutrientes.

En algún momento apareció la idea de que no “engordan” porque aporta fibra. La fibra da sensación de saciedad, por lo que uno puede comer menos; esto podría ayudar a no subir de peso o incluso bajar, pero no significa que la fibra “absorbe y elimina” la grasa que ya tenemos acumulada en el cuerpo.

En algunos casos, un alimento integral puede llegar a aportar más calorías que uno refinado. Por ejemplo, unas galletas de salvado: el salvado es muy seco y para que “pegue” y tenga consistencia y forma de galleta, necesita más grasita (más calorías).

De la misma manera, que sea integral no significa que sea más saludable, pues algunos (bizcochos, galletas, panes, etc.) contienen grasas saturadas, azúcar, aditivos, etc. ¡Siempre mira el etiquetado!

Por último, algunos alimentos dicen ser integrales pero no lo son realmente. Han sido elaborados con harina de trigo refinada (blanca) y se les agrega salvado o alguna fibra o quizá sí tienen harina integral, pero una pequeña parte nada más.

En resumen, primero hay que verificar si un alimento es realmente integral y el resto de ingredientes o aditivos que lo acompañan. Si efectivamente es integral, aportará la misma cantidad de calorías, pero también valor nutricional y saciedad, lo cual es muy beneficioso.

 

  1. La fruta no engorda

La fruta está compuesta principalmente por agua, carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales; esto depende de cada fruta y de su grado de maduración, pero en términos generales, esta es su composición nutricional.

Y sí, la fruta tiene un montón de carbohidratos simples (fructosa, glucosa, sacarosa) y su índice glicémico es mediano-alto.

Como todo, el problema no es el alimento en sí, el problema es el exceso. No sólo está bien, sino que es necesaria y se recomienda consumir 3 porciones de fruta al día. El problema está cuando esas tres porciones se convierten en 6 u 8, en vez de tomar agua tomamos extractos o jugos y cada noche comemos un bol #supersized de ensalada de frutas con yogurt, granola y miel.

En resumen, la fruta no engorda si la comes en cantidades moderadas y como parte de una alimentación equilibrada, pero si te excedes, claro que sí contribuirá a que subas de peso.

 

  1. El limón y el vinagre queman grasas

Absolutamente nada que comamos o tomemos “quema” la grasa que tenemos de reserva. Es cierto que algunos alimentos ayudan a acelerar el metabolismo ligeramente (no el limón ni el vinagre), pero no derriten ni diluyen ni eliminan mágicamente los #rollitos o #michelines.

 

mineral-water-lime-ice-mint-158821.jpeg

 

  1. El café y bebidas con gas forman celulitis

La celulitis es, en realidad, una infección (causada por una bacteria) a la piel y tejidos más profundos, que puede llegar a ser muy dolorosa, estar acompañada por fiebre e inflamación de ganglios y nódulos linfáticos.

Lo que nosotros conocemos por celulitis o “piel de naranja” es paniculopatía edemato-fibro esclerótica y está relacionada con la circulación, tejido conectivo, grasa y líquido.

Normalmente tenemos grasa debajo de la piel, pero en el caso de la celulitis, esta se acumula dentro de la piel y la atraviesan fibras de colágeno gruesas; además, esta zona tiende a acumular más líquido de lo normal, aumentando la hinchazón.

Es cierto que personas con sobrepeso y obesidad son más propensas a desarrollarla, pero personas con un porcentaje de grasa adecuado o bajo también la pueden tener.

Es más común en mujeres (sobre todo latinas y de raza negra) por el tipo de tejido conjuntivo y suele aparecer en períodos de cambios hormonales (producción de estrógenos) después de la pubertad, embarazo y menopausia.

Así como no hay un solo alimento que genere sobrepeso, obesidad, diabetes, etc. el café y las bebidas con gas tampoco son responsables de la aparición de celulitis. Es cierto que si estas bebidas se toman con azúcar y en exceso, pueden favorecer al desarrollo y tamaño de las células grasas, aumentando la probabilidad de sufrir sobrepeso u obesidad y celulitis, pero no hay una relación directa con el gas.

 

  1. Tomar un poco de alcohol es bueno para la salud

Estudios comprueban el “efecto protector” del vino únicamente en enfermedad isquémica (una de muchas enfermedades cardiovasculares) y en adultos mayores (no en adultos ni jóvenes). Además, este “efecto protector” es mucho menor comparado a los beneficios de llevar una dieta sana y hacer ejercicio.

Es cierto que las uvas tienen antioxidantes que favorecen la salud cardiovascular, pero no se ha demostrado que el efecto efecto sea el mismo cuando hay alcohol de por medio.

Según la OMS, el alcohol es perjudicial para el sistema cardiovascular, es teratogénico, neurotóxico, inmunosupresor, carcinogénico y aumenta el riesgo de muerte.

“No hay un nivel de consumo de alcohol libre de riesgos”.

Según el EPIC (European Prospective Investigation of Cáncer), el 10% de cánceres en hombres y el 3% en mujeres, se atribuyen al consumo de alcohol.

Personalmente, entiendo que es aceptable beber una o dos copas de vino, pero bajo ningún motivo recomendarlo como saludable ni como parte de una pirámide de alimentación balanceada… al menos hasta que aparezcan estudios que comprueben que sí lo es.

pexels-photo-533257.png

 

¡Hasta los siguientes 5 mitos! ¿Qué otras dudas tienes? ¡Déjame un comentario!

10 comentarios en “Mitos parte II

  1. Excelente Post! Completamente cierto lo que dices, más que creer en alguna receta mágica para bajar de peso, todo depende de nosotros mismos, de nuestra actividad física, de saber balancear nuestras comidas, evitar los excesos, el alcohol, etc. Nadie puede hacer cambios en nuestro cuerpo más que nosotros mismos. Hoy en día muchas personas envejecen tempranamente por el estilo de vida acelerado y la falta de información. La nutrición es algo que deberíamos aprender desde las escuelas. Buenísimos datos!

  2. ana maria

    Hola. Buen articulo!
    Pero discrepo en cuanto a que ninguna cantidad de alcohol es buena.
    Considero que el vino tinto por ejemplo si tiene probados efectos benéficos en la salud.
    En este espacio no puedo señalar los artículos cientificos, aca en Lima ya hay medicos que te recomiendan una copa al dia!

    • brunellacarulla

      Hola Ana María!
      No sólo en Lima, en organizaciones a nivel mundial lo recomiendan, pero se basan en artículos que exponen los beneficios de los antioxidantes, más no del vino en sí… siempre habrá artículos que se contradigan, algunos efectivamente pueden confirmar lo que tú dices, pero yo prefiero creer lo que dice la OMS sobre los efectos negativos del alcohol. Gracias por tu opinión!

  3. Jesus

    Excelente articulo con inteligentes argumentos.
    Una consulta en cuanto a las bayas que cantidad se puede comer y en caso de deportistas cuantas frutas al dia se puede comer para no engordar.
    Gracias.

    • brunellacarulla

      Gracias Jesús! Me alegra que te haya gustado.
      Las bayas, como todas las frutas, se recomienda consumir 3 porciones al día.
      La cantidad de fruta para no engordar depende de muchos factores:
      – La genética y metabolismo del deportista
      – Su dieta
      – El tipo de deporte, intensidad y horas de entrenamiento
      – Etapa del entrenamiento
      – Objetivos
      Sin embargo, deportistas de alto rendimiento consumen muchas veces el doble, es decir 4-6 porciones de fruta sin que les dificulte mantener su peso.

Deja un comentario