Come sano porque te quieres, no porque te castigas

pexels-photo-704971.jpeg

No eres tú, es la dieta

¿Empiezas “dieta” todos los lunes? ¿”Aguantas” bien todo el día hasta llegar a casa muerta/o de hambre y comes lo primero o todo lo que encuentras? ¿”Sobrevives” una semana a dieta, pero a la siguiente simplemente no puedes más? ¿Evitas ir a reuniones o eventos sociales para no “romperla”? ¿Cuando la “rompes” lo haces “bien” y retomas el lunes siguiente? ¿Sientes frustración de no poder lograr tus objetivos? ¿No entiendes por qué tienes tan poca fuerza de voluntad y la comida controla tu vida?

Las dietas y las reglas generan todo esto: mucha frustración, baja autoestima, una mala relación con la comida, que a la larga se convierten en trastornos de alimentación como atracones, bulimia o anorexia.

 

Sano no es sinónimo de restricción

Sí, comer sano es fundamental para estar saludable, pero sano no es lo mismo que poco ni aburrido; sano no es sinónimo de restricción y mucho menos es contar calorías (mientras menos, mejor) ni comer pollo a la plancha con ensalada todos los días.

Vivimos en una sociedad en la que estamos obsesionados con el peso y con cómo nos vemos; donde nadie nos hace cumplidos porque se nos ve sanos y felices, pero sí por perder peso (sin importar cómo ni a costa de qué).

Los trastornos de alimentación no necesariamente se reflejan en un peso muy por debajo de lo normal, muchos incluso llevan al sobrepeso, pero lo que sí tienen en común, es mucho muchísimo sufrimiento, angustia y baja autoestima.

 

Comer feliz

Cuando te sientes bien por dentro, se nota por fuera

¿Por qué no cambiamos esto? ¿Por qué no empezamos a fijarnos un poco menos en el peso y un poco más en la salud?

Entender que cada uno tiene un peso y una forma de cuerpo nos va ayudar a dejar de buscar ser igual al canon de belleza impuesto por la industria de la moda o llegar al peso “ideal” teórico. Cambiemos el chip y empecemos buscar salud y sentirnos bien con nosotros mismos, ser nuestra mejor versión (no la de la revista). No es justo que nos pasemos la vida luchando por ser alguien que no somos.

Empieza a hacer las cosas porque te hacen sentir bien, no para perder peso. Haz deporte para liberar el estrés, generar muchas endorfinas, aumentar tu concentración y motivación, etc. Come sano por los nutrientes que te aportan los alimentos: fibra, vitaminas, minerales, prebióticos, etc. y no por las calorías que no.

El objetivo final es que puedas conectarte con tus señales internas y que aprendas a reconocer cuándo tienes hambre fisiológica y qué es lo que tu cuerpo necesita para satisfacerla. Que dejes la mentalidad dieta de lado, que dejes de sentirte culpable por querer algo que “no debes”, que disfrutes de llevar un estilo de vida saludable, que persigas sentirte bien, no pesar menos. Que dejes de sufrir por cómo es tu cuerpo y que aprendas a apreciarlo y adorarlo. Que encuentres un balance en tu vida para que realmente puedas ser feliz.

 

Si te gustó este post, puedes leer el anterior donde conté un poco mi experiencia personal y cómo el mindful eating o alimentación consciente me ayudó a cambiar muchos patrones y mi relación con la comida: Cómo el Mindful eating cambió mi vida

11 comentarios en “Come sano porque te quieres, no porque te castigas

  1. Grace Hemmerde -Krogh

    Interesantes tus artículos Brune . De mucha ayuda . Me gusta especialmente subrayar “ que cada uno tiene su propio peso y forma de cuerpo . No somos hechos con molde.
    Gracias !

  2. Rosi

    Los leo siempre, me encanta porque escribes Facil de entender . Y me quito el sombrero contigo , por haber compartido tu experiencia con todos.’Te felicito Brune sé que eres un Ejemplo de “Quererse a uno mismo”!! Gracias

Deja un comentario