La vida está para disfrutarla

adult beautiful casual cute

Photo by Pixabay on Pexels.com

 

Desde que suena el despertador hasta que te vuelves a meter a la cama, no has parado ni una sola vez a #disfrutar.

Hiciste deporte porque tenías qué, porque toca, porque comiste o vas a comer “de más”, porque tienes pánico de engordar o porque quieres bajar de peso y no sabes por qué no puedes.

¿Por qué? ¿Por qué no te quedaste en la cama si tu cuerpo te lo pedía? Hay días en los que uno, por más amante del deporte que sea, simplemente NO tiene ganas de ir a entrenar, pero lo hacemos igual por el sentimiento de culpa, porque lo tomamos como una obligación y NO, el deporte debería ser todo menos eso.

Comiste pollo a la plancha con ensalada OTRA VEZ porque “estás a dieta” o “te cuidas de lunes a viernes” ¿Lo disfrutaste? ¿De verdad querías comer eso? ¿Te sentiste satisfecho después de hacerlo? Y por satisfecho no me refiero a lleno, me refiero a que si no te quedaron esas ganas de seguir comiendo algo (¿quizá un dulce?) por más que el hambre haya desaparecido.

No comiste postre porque ¡de lunes a viernes es pecado! Pero claro, el domingo sí puedes comer hamburguesa, papas fritas, 2 helados, 3 donuts y un balde gigante de canchita (palomitas) y no pasa nada…

woman in gray and black sports bra

Photo by Nathan Cowley on Pexels.com

 

Yo no digo que no hagas deporte y que vivas el resto de tu vida llenándote (porque no “alimentándote” no aplicaría) de comida rápida. Lo que digo es que hay que encontrar un equilibrio y no hacer las cosas porque es lo que te han dicho que debes hacer, sino que aprendas a identificar qué es bueno para tu salud, tanto física como mental. El exigirte demasiado y castigarte (sintiéndote culpable) por no cumplir estas reglas auto-impuestas TE HACE DAÑO.

El deporte debería ser todo menos angustia, estrés y sufrimiento; debería ser tu momento de #desconexión. Si detestas correr, entonces ¡no lo hagas! Si no te gusta el gimnasio, busca otra actividad que te apasione, que te alegre el día, que te motive a hacerla FELIZ, ¡no tiene que ser un suplicio! Puede ser yoga, baile, patinar, ir en bici, etc. etc. Y por supuesto que lo recomiendo como parte de un estilo de vida saludable, pero no tanto porque quita peso, sino porque suma felicidad, placer, armonía, paz, etc.

Si eres de los que tiene que entrenar a las 4-6am cada día, suena el despertador cuando todavía es de noche, pero estás agotado y literalmente no te puedes mover (normal) ¿por qué lo haces? ¿te pagan por salir a entrenar? Deja de sentirte culpable si un día (o dos o tres) no tienes energía para hacerlo; el cuerpo es sabio y es por algo que quiere que bajes el ritmo. Luego, cuando tengas energía lo harás con más intensidad y será mucho más productivo que hacerlo a media caña.

photo of woman eating pizza

Photo by nappy on Pexels.com

Y en cuanto a la comida… ¡es tan rica y hay tantos alimentos diferentes! No puedes vivir de pollo y lechuga. Que si lo comes porque te gusta y realmente lo disfrutas, ¡perfecto! Pero no lo hagas si es porque estás cuidando tu peso o porque el fin de semana vas a comer “lo que te dé la gana”. La comida también está para disfrutarla y, aunque no creas, puedes recablear a tu cerebro para te guste realmente la comida #sana, pero esto no va de hacer una dieta #detox y no pasa en una semana ni un mes; es un proceso que toma tiempo y que también tienes que saber #disfrutar.

Entonces, si no quieres vivir el resto de tu vida haciendo las cosas en #automático, obligándote a hacer deporte porque tienes qué y comiendo algo que no quieres para no subir de peso, lo primero que debes hacer, es ser tomar #consciencia ¿Lo hago porque quiero y me apetece realmente? ¿Estoy comiendo esto porque no “debo” comer lo que realmente quiero? ¿Lo hago por perder peso o porque genuinamente me siento mejor?

Así que esta semana te reto a que tomes consciencia y que te detengas un momento (todas las veces al día que puedas), para analizar. Que te preguntes si vas #DISFRUTAR, si te vas a sentir mejor si haces deporte o si te descansas; si comer sano te va a hacer sentir que estás “a dieta” y luego te va a generar más ansiedad o si realmente vas a disfrutar cada bocado de esa pizza #veggie #glutenfree.

¡A tomar consciencia!

A ver si aprendemos a disfrutar más, que la vida es una y no estamos aquí para sufrir con los brotes de alfafa.

 

 

 

 

Deja un comentario